HISTORIA

El primer museo minero del municipio de Mazarrón nace gracias a Antonio Paredes Navarro, quien desde muy joven queda fascinado por el mundo de la minería y quien siente amor, devoción y orgullo por su pueblo.

Además de su pasión por la minería, Antonio Paredes Navarro desempeña otras facetas como: coleccionista, restaurador de motocicletas clásicas, creador de obras y maquetas.

Su inquietud por la minería data de principios de los años sesenta. Con tan sólo doce años ya afloraba su afán por aprender, por saber, por conocer y por investigar todo lo referente a la minería. Un entusiasmo, que con el paso de los años, ha ido creciendo. Son muchas las historias, son muchas las anécdotas, son muchas las vivencias, de las que ha sido testigo y las cuales lleva consigo Antonio Paredes. Con el museo ha querido dejar constancia de todo ello.

Son sus orígenes y sus vivencias en el barrio de las Casas Nuevas, “epicentro de la minería” zona del municipio que es archiconocida por todos los mazarroneros donde prácticamente vivían todos los hombres se dedicaban a la minería, los que le llevan a recabar toda la información concerniente a la mundo minero mazarronero.  

En aquella época eran muy pocos los recursos con los que se contaban, de hecho era muy común comprar “fiado”, pero lo mejor de toda esa situación de escasez económica era la capacidad de compartir entre unos u otros. Solidaridad, honradez, perseverancia y sencillez eran valores puestos al alza en aquella época donde la humanidad predominaba sobre lo mundano.

En la mente de Antonio Paredes quedan grabados recuerdos oníricos de la minería tan intensos como el olor del polvo y la humedad que traían los mineros de vuelta a casa. Una profesión compleja que, desgraciadamente, se llevó la vida de muchos mazarroneros especialmente por la enfermedad de silicosis que mermaba la capacidad para respirar. En aquella época era común ver a la Guardia Civil llegar a casas de los vecinos notificando el fallecimiento de algún familiar. Situaciones duras e intensas que quedan muy patentes en la memoria del niño que fue Antonio Paredes.

La pretensión de Antonio Paredes Navarro con la creación del Museo es homenajear y recordar a todos los mineros del municipio especialmente a aquellos que dejaron su vida en las minas de Mazarrón y que hoy desde el cielo deben estar celebrando una fiesta al ver que el Museo Minero de Mazarrón ya es una realidad.

Además de las diversas zonas dedicadas exclusivamente a la minería, en el museo también se exponen motocicletas clásicas, maquetas y una zona dedicada a museo etnográfico.

A través del Museo, mazarroneros y visitantes podrán hacerse una idea de cómo era Mazarrón hace 100 años. Un espacio museístico que invita a todos a establecer un punto de encuentro donde poder estudiar, investigar, debatir, divulgar y poner en valor la historia del municipio de Mazarrón.